20 frases de Adolfo Bioy Casares



Escritor argentino apasionado por la literatura fantástica, policial y de ciencia ficción, su mundo imaginario giraba en acontecimientos inexplicables. Cultivó un estilo depurado y clásico, el cual se trata de estar a la mira de lo irreal bajo lentes humorísticas.

Es considerado uno de los escritores más importantes de Argentina y de la literatura en español, habiendo recibido la mención de Caballero de la Legión de Honor en 1981, el Premio Internacional Alfonso Reyes, el Premio Miguel de Cervantes (ambos en 1990) y el Konex de Brillante en 1994. Fue esposo de la escritora Silvina Ocampo.

A continuación te presento 20 de sus mejores frases:

    1.La vida es una partida de ajedrez y nunca sabe uno a ciencia cierta cuándo está ganando o perdiendo.

    2.La vida es difícil. Para estar en paz con uno mismo hay que decir la verdad. Para estar en paz con el prójimo hay que mentir.

    3.El mundo atribuye sus infortunios a las conspiraciones y maquinaciones de grandes malvados. Entiendo que se subestima la estupidez.

    4.Yo quería arremeter contra la vanidad, porque había descubierto que es incompatible con la dicha.

    5.Hay tanta gente que escribe para lucirse. Yo empecé así y fracasé hasta el día en que olvidé esas pretensiones.

    6.En la vejez todo es triste y ridículo: hasta la muerte.

    7.No me gusta nada la idea de morir. Si pudiera vivir quinientos años aceptaría y pediría: ¿No puede darme unos más?

    8.El mismo lobo tiene momentos de debilidad, en que se pone del lado del cordero y piensa: Ojalá que huya.

    9.Ya no estoy muerto, estoy enamorado.

    10.Llega un momento en la vida en que, haga uno lo que haga, solamente aburre. Queda entonces una manera de recuperar el prestigio: morir.

    11.Mi desvelo fue siempre persuadir a la mujer de que no la engaño. A esta no podré persuadirla jamás de que no la quiero.

    12.En los momentos más terribles de la vida solemos caer en una suerte de irresponsabilidad protectora y en vez de pensar en lo que nos ocurre dirigimos la atención a trivialidades.

    13.Toda máquina está en proceso de extinción.

    14.(...) Esta es la juventud, que debía pensar por sí misma -adujo Arévalo-. Piensa y actúa como una manada. -Te equivocas -declaró Rey-. Como una piara. Una piara de cerdos.

    15.La verdad es que reclamamos lógica para los demás, y nosotros prescindimos de ella.

    16.¡La subjetividad de las mujeres! Todo lo vinculan a cuestiones personales.

    17.Llega un momento en la vida en que no importa perder oportunidades. Ya no importa que nos vaya bien o que nos vaya mal.

    18.El domingo los trabajadores están con sus mujeres y los ociosos, por fin, sin ellas.

    19.Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

    20.El lujo es vulgaridad.



Quizás también le interese: