Ir al contenido principal

El poema de Leonora


Edgar Allan Poe (Leonora)
    ¡El vaso se hizo trizas! Desapareció su esencia
    ¡Se fue; se fue! ¡Se fue; se fue!
    Doblad, doblad campanas, con ecos plañideros,
    Que un alma inmaculada de Estigia en los linderos Flotar se ve.

    Y tú, Guy de Vere, ¿qué hiciste de tus lágrimas ?
    ¡Ah, déjalas correr!
    Mira, el angosto féretro encierra a tu Leonora;
    Oye los cantos fúnebres que entona el fraile; ahora

    Ven a su lado, ven.
    Antífonas salmodien a la que un noble cetro Fue digna de regir;
    Un ronco De Profundis a la que yace inerte, Que con morir
    Indignos, los que amábais en ella solamente Las formas de mujer,

    Pues su altivez nativa os imponía tanto, Dejasteis que muriera, cuando el fatal quebranto
    Posó sobre su sien.
    ¿Quién abre los rituales? ¿Quién va a cantar el Réquiem?

    Quiero saberlo, ¿quien?
    ¿Vosotros miserables de lengua ponzoñosa Y ojos de basilisco? ¡Mataron a la hermosa, Que tan hermosa fue!
    ¿Peccavimus cantasteis? Cantasteis en mala hora

    El Sabbath entonad;
    Que su solemne acento suba al excelso trono Como un sollozo amargo que no suscite encono
    En la que duerme en paz.

    Ella, la hermosa, la gentil Leonora, Emprendió el vuelo en su primer aurora; Ella, tu novia, en soledad profunda
    ¡Huérfano te dejó!

    Ella, la gracia misma ora reposa En rígida quietud; en sus cabellos Hay vida aún; mas en sus ojos bellos
    ¡No hay vida, no, no, no!
    ¡Atrás! Mi corazón late de prisa Y en alegre compás. ¡Atrás! No quiero cantar el De Profundis majadero, Porque es inútil ya.

    Tenderé el vuelo y al celeste espacio me lanzaré en su noble compañía.
    ¡Voy contigo, alma mía, sí, alma mía¡
    Y un peán te cantaré!
    ¡Silencio las campanas! Sus ecos plañideros Acaso lo hagan mal.

    No turben con sus voces la beatitud de un alma
    Que vaga sobre el mundo con misteriosa calma
    y en plena libertad.

    Respeto para el alma que los terrenos lazos
    Triunfante desató; Que ahora luminosa flotando en el abismo Ve amigos y contrarios; que del infierno mismo
    al cielo se lanzó.

    Si el vaso se hizo trizas, su eterna esencia libre
    ¡Se va, se va!
    ¡callad, callad campanas de acentos plañideros,
    que su alma inmaculada del cielo en los linderos
    Tocando está!




Nuestro contenido es completamente legal y asimismo respeta los derechos de autor.
Imágenes amparadas por (CC0) | Libros amparados por (Dominio Público)

(Aviso Legal) | (Privacidad) | (Contacto)

© 2019 Literatura Y Ortografía